Lady Di, a 15 años de su muerte

Lady Di, la princesa del pueblo



 




Publicado en "Vidas breves", suplemento Cultura, diario Perfil, el 2 de septiembre de 2012.






Diana Frances Spencer, lady Di, decidió salir del palacio para dedicarse a la asistencia humanitaria. Ayudó a enfermos de sida, drogadictos, ancianos, leprosos y niños con problemas de salud. Poco antes de morir, estuvo en Bosnia junto a la Red de Sobrevivientes de Campos Minados. Su participación contribuyó a la lucha contra del uso de las minas antipersonas, campaña que obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 1997. También viajó a África para conocer personalmente la situación de los niños pobres. Y estuvo al lado de personas como Nelson Mandela, Dalai Lama y la Madre Teresa de Calcuta.
Nacida el  1º de julio de 1961 en Park House, Sardingham, Norfolk Inglaterra, Diana había crecido en una familia de la pequeña nobleza junto a sus dos hermanas mayores, Sarah y Jane, y su hermano menor, Carlos. Sus padres, los Vizcondes de Althorp, Frances Ruth Burke Roche y Edward John Spencer, se separaron cuando ella tenía seis años, y los cuatro hijos quedaron bajo la custodia de su padre.
Diana estudió en escuela de King´s Lynn, en Riddlesworth Hall en Norfolk, cursó el secundario en West Heath en Kent y el último año en el Institute Alpine Videmanette en Rougemont, Suiza. Al volver a Inglaterra, se inscribió en la Universidad. Pronto cambió de idea: quería dedicarse a la danza clásica, pero fue rechazada por su estatura superior a la normal. Junto a unas amigas alquiló un departamento en Londres. Pasó por varios empleos hasta que su padre le consiguió un puesto como asistente de maestra jardinera en el aristocrático Young England School en Pimilco.
A fines de 1977 se encontró con Carlos, heredero del trono británico. En febrero de 1981 el portavoz del Palacio de Buckingham anunció el compromiso oficial entre lady Diana Spencer y el príncipe de Gales. Entonces Diana se trasladó a Clarence House, residencia de la reina madre.
La boda, oficiada por el arzobispo de Canterbury, se celebró el 29 de julio de 1981 en la catedral londinense de Sant Paul. Estuvieron presentes los principales miembros de la aristocracia europea y más de ciento setenta jefes de Estado. Un millón de ciudadanos completaron el cortejo. El acontecimiento fue retransmitido por televisión a más de setecientos millones de espectadores.
En 1982, nació su primer hijo, el príncipe Guillermo. Enrique nació dos años después.
Aunque Diana trataba de dedicarse al cuidado de sus hijos, su agenda de compromisos oficiales se le imponía. A partir de 1986, la prensa sensacionalista británica difundió rumores sobre una crisis matrimonial y sobre una relación de Carlos con su vieja amiga Camila Parker Bowles. Tras la separación de Carlos y Diana, se desató una auténtica guerra de acusaciones mutuas entre los defensores de la princesa y la casa real británica.
En uno de sus viajes, lady Di visitó la Argentina. Estuvo en  Gaiman, uno de los pueblos que fundaron los galeses al llegar a la Patagonia. Todavía hoy, sus habitantes depositan un ramo de rosas rojas junto a la foto de la princesa, cada día 31 de agosto.
Porque el 31 de agosto de 1997 lady Di falleció en un accidente automovilístico. Ocurrió en el interior del Túnel de l’Alma, en la margen norte del Sena, en París, Francia. Murieron también su compañero Dodi Al-Fayed y el conductor del auto.
Las muestras de afecto y dolor del pueblo británico obligaron a la Familia Real a brindarle a Diana un funeral de Estado. Representantes de la nobleza, la política y el mundo humanitario la despidieron en la Abadía de Westminster. Tony Blair la calificó públicamente como la Princesa del Pueblo.
Sus restos fueron trasladados a The Oval, una isla artificial que ideó su hermano lord Charles Spencer para su descanso final.

Escrito por Claudia Cortalezzi

No hay comentarios:

Publicar un comentario